Creo para comprender, y comprendo para creer mejor - San Agustín