La honradez es siempre digna de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho. - Cicerón