Los fanáticos crean un ensueño y lo convierten en el paraíso de su secta - John Keats