Prefiero ser un Sócrates dubitativo, a un cerdo satisfecho - Martin Heidegger