La alegría no es el éxtasis momentáneo, sino el resplandor que acompaña al ser - Erich Fromm