Todo lo que nace proviene necesariamente de una causa; pues sin causa nada puede tener origen. - Platón