Utilizarías los ojos como nunca hasta entonces. Todo lo que siente se convertiría en algo querido para ti. Tus ojos tocarían y abrazarían cada objeto que entrase en el radio de tu visión. Y luego, por fin, verías y un nuevo mundo de belleza se abriría ante ti - Hellen Keller