La naturaleza nos da las dotes sin pedir nada a cambio, pero nos las quita sin pedir permiso. - Proverbio árabe