La ambición embriaga más que la gloria - Marcel Proust