Desventurado aquel que se inquieta siempre por el porvenir - Séneca