La división en el clero y la falta de unidad desfiguran el rostro de la Iglesia - Benedicto XVI