La abundancia de las cosas, aunque no sean buenas, hacen que no se estimen. - Miguel de Cervantes Saavedra