La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, y muy estrecho nos oprime. - Homero