Tan a destiempo llega el que va demasiado deprisa como el que se retrasa demasiado - William Shakespeare