Ya nada me da miedo, puesto que "el amor ahuyenta al miedo". Estoy liberado de la voluntad de tener razón, de justificarme descalificando a los demás (...). Por ello ya no tengo miedo. Cuando no se tiene nada, ya no se tiene miedo. - Atenágoras