Todo hombre tiene como semejantes a todos los hombres. Se sienten próximos padre e hijo, yerno y suegro. Pero no hay nada más próximo a un hombre que otro hombre. - San Agustín