Tres personas pueden guardar un secreto, si dos de ellas están muertas - Benjamin Franklin