El deporte gusta porque halaga la avaricia, es decir, la esperanza de poseer más - Montesquieu