La filosofía epicúrea, ese lecho estrecho pero limpio - Marguerite Yourcenar