Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud - Jean de la Bruyère