Era todo cariño, tan lejos del rencor, que a veces no recordaba por qué se había atado el hilo en el dedo - Miguel Delibes