Después de la fuerza no hay nada más grande que su dominio. - Friedrich Richeter