Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos. - Aristóteles