Como Dios, el capitalismo tiene la mejor opinión sobre sí mismo, y no duda de su propia eternidad - Eduardo Galeano