Hay dos miradas: La mirada del cuerpo puede olvidar a veces, pero la del alma recuerda siempre - Alejandro Dumas