No hay más bello color para las mejillas de una mujer que el color con el que la vergüenza las tiñe - Torquato Tasso