¡Oh, qué noble corazón fue destrozado aquí, cuando la propia ciencia mató al hijo predilecto! - Lord Byron