La primera virtud es la de frenar la lengua; y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse - Catón