Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu - Jesús De Nazaret