¡Qué triste cosa sería la vida si sólo la razón gobernara nuestras acciones! - Jacinto Benavente