De lo que no puedo hablar tengo la obligación de callarme. - Ludwig Wittgenstein