Yo nunca, por cualquier palabra o acto, me inclinaré ante el altar de la intolerancia o admitiré el derecho de investigación sobre las opiniones religiosas de los demás - Thomas Jefferson