Desgraciada la generación cuyos jueces merecen ser juzgados - Talmud