¿Sufre más aquél que espera siempre que aquél que nunca esperó a nadie? - Pablo Neruda