Si tu corazón es un volcán, ¿cómo pretendes que broten las flores? - Khalil Gibran