Muy pocos aciertan antes de errar. - Séneca