Y de los contrarios, si uno está determinado, el otro también lo estará - Aristóteles