¡Dichosas, ah, dichosas ramas de hojas perennes que no despedirán jamás la primavera! - John Keats