En el amor no existe el libre albedrío, nadie puede decidir de quién va a enamorarse - Alejandro Dolina