Dichoso aquel que oye un insulto y simula ignorarlo, pues evita un centenar de males - Talmud