La religión es una potencia armonizadora, consuelo de los desgraciados y freno de los favorecidos de la fortuna - Fernán Caballero