El opuesto de una frase correcta es una frase errónea. Pero el opuesto de una verdad profunda puede muy bien ser otra verdad profunda. - Nicolàs-Sebastien Roch (Chomfort)