La sociedad perdona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador. - Oscar Wilde