Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano. - Confucio