Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores. - Antoine de Saint-Exupéry