El primer arte que debe aprender un rey es a soportar la envidia - Séneca