Los peores enemigos son los que aprueban siempre todo - Tácito