La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación - Albert Camus