Ser comunista, socialista, o tener cualquier otra ideología es una cuestión hormonal - José Saramago