El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios. - Séneca